Noticias Principales

 

 

 

Transmisión en Vivo

OPINIÓN

Un periodista en la piel de un embajador

 

Por Denis García Salinas


“Cada quien es dueño de su propio miedo.” Esta frase la escuché del valiente director del diario La Prensa, Pedro Joaquín Chamorro, muerto a tiros por pistoleros de la dictadura de Somoza en 1978. Este hecho desencadenó la insurrección en Nicaragua. Podría afirmar, sin equívocos, que los periodistas de aquella época eran hombres valientes. Eran dueño de su propio miedo. Y uno de esos hombres que era dueño de su propio miedo era Silvio Mora. El era uno de los principales reporteros de Extra visión, que se transmitía en el Canal Dos. Yo veía todos los días ese telediario, que informaba la dramática vida cotidiana que vivía el país a la sazón. Y Silvio Mora era uno de los periodistas más sagaces y, porque no decirlo, más atrevido. No tenía pelos en la lengua cuando hacía las preguntas más osadas y arriesgadas a los altos oficiales y funcionarios de la dictadura de Somoza. En cierta ocasión, Mora, con micrófono en mano, se pasó los límites de la prudencia en aquellos tiempos peligrosos al preguntar a un hosco oficial, dónde estaba el dirigente sandinista Tomás Borge. Este había sido detenido, pero no se sabía nada de su paradero.


Esa pregunta de Mora le salvó la vida al cofundador del FSLN. Ese es el Silvio Mora que yo conocí. El siempre demostró ser un hombre de carácter y, a la vez, jocoso y ocurrente. Silvio Mora se destacó primero como maestro y después como periodista en televisión, radio y periódicos impresos. Silvio Mora ocupó también un curul en el Parlamento Centroamericano. Y ahora es embajador de Nicaragua en Guatemala. El abandonó las salas de redacción, no así su pasión por escribir. Hasta la fecha ha escrito varios libros: El costo de una taza de café, Dios Disparó a Tomás, Jinotepe de mis amores, Salud Jinotepe, Letra con sangre, Que todos se levanten y su último libro Arañando recuerdos, en imprenta. A pesar de su ocupación en el exterior, su alma de hombre de pluma siempre sale de la epidermis de diplomático. El escribe artículos periodísticos, frecuentemente en nuestra publicación de Bolsa de Noticias. El profesor Silvio Mora pertenece a una generación romántica, estudiosa y, sobre todo, revolucionaria. No se puede negar su historial.


Mora nos envió su librito Remembranzas de la Escuela Normal “Franklin D. Roosevelt, que cuanta, brevísimamente, la historia de la Escuela Normal de Jinotepe. Esa escuela abrió sus puertas en 1950 y nueve años después cambió su nombre: Escuela Normal Franklin D Roosevelt. Mora narra sus años de estudios en Jinotepe y su pasión por el magisterio, “Ser maestro es como una fiebre que entra en uno y nunca se va. Es como un secreto compartido, y no se cura…hay que decirlo”. Y agrega: “Recibir el título de Maestro de Educación Primaria, era como recibir la eterna juventud de este planeta. Íbamos cargados de conocimientos y mejorada la dicción.” Esas palabras dejan al desnudo el pensamiento de este periodista, escritor y diplomático.

 

 

DR. ALEJANDRO DAVILA BOLAÑOS

 

Colaboración especial para Bolsa de Noticias

 

José Tórrez Morales

 

Periodista y guionista

 

Alejandro Davila Bolaños nació en la ciudad de Masaya en 1922. Es descendiente, por la vía paterna de los mangues o chorotegas, realizo sus primeros estudios en Masaya, Granada y Managua. Visito la Unión Soviética, Cuba y Checoslovaquia, estos viajes lo realizó con el propósito de conocer a fondo cómo era la vida en estas naciones, especialmente en la libertad y la democracia. En reiteradas ocasiones, viajó a la ciudad de México, donde realizó diplomados sobre la cultura azteca; en su juventud, estimulado y respaldado por su padre, se dedicó al estudio de las antiguas culturas de Nicaragua.


Tradujo del náhuatl original al español nuestro gran drama épico El güegüense o Macho ratón. Entre otras obras, publicó una serie de monografías, la semántica de los nombres geográficos de Nicaragua y la biografía de un cacique, Diriangen, más la historia de los maribios de León. Estas obras conforman un tesoro cultural para conocer a fondo las antiguas culturas nicaragüenses.


Consciente de la extrema pobreza y subdesarrollo de nuestro país, su tiempo libre lo dedicó a ejercer la profesión de médico, realizaba consultas constantes para atender a personas humildes y de escasos recursos, función que ejercía con gran responsabilidad y empeño.
El doctor Alejandro Dávila Bolaños, por ser un gran defensor del pueblo nicaragüense se ganó el repudio y la persecución de la dictadura somocista, esto causo su traslado a la ciudad de Estelí, donde se dedicó a trabajar de lleno en el hospital de esta ciudad, sin horarios para brindar múltiples consultas médicas en las que atendía a humildes campesinos y personas de escasos recursos.


Durante la insurrección, en la ciudad de Estelí, se dedicó a tiempo completo a atender a los combatientes heridos en la guerra de liberación. La guardia somocista lo capturó y lo condenó a muerte, lo torturaron cruelmente y después procedieron a quemar su cuerpo. Esto sucedió el 12 de abril de 1979 (Jueves Santo). Por su gran pasión, por el pueblo de Nicaragua y su dedicación profesional, como médico, se convirtió en un héroe nacional.


El Gobierno de Nicaragua y el pueblo de esta nación le rinden un gran homenaje permanente, a través del Ejército de Nicaragua bautizando con su nombre las modernas instalaciones del hospital militar. Los médicos de este emblemático hospital día a día con su trabajo y dedicación rinden un continuo homenaje a la brillante memoria del médico y escritor Alejandro Dávila bolaños.


Dávila Bolaños al lado de su esposa Mercedita Rodríguez, procrearon 8 hijos.


En la actualidad, el testimonio del doctor Dávila Bolaños es un permanente ejemplo a seguir por  quienes se dedican de manera profesional y patriótica al desempeño de la medicina integral. Davila Bolaños está presente en el pueblo de Nicaragua

 

agenda@bolsadenoticias.com.ni

 

Ediciones Mayo
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

 

Ediciones Especiales